El teletrabajo despierta el interés por las viviendas en las zonas rurales

Los españoles doblan las obras en sus hogares como alternativa a las vacaciones
13/10/2020
Estrellas oficina Macarena
16/10/2020

El teletrabajo despierta el interés por las viviendas en las zonas rurales

Vivir en el centro de las ciudades ha dejado de ser una obsesión para la población española. Al menos, por ahora. Los confinamientos y el teletrabajo han reavivado el interés por la vivienda en determinadas zonas del interior que llevaban años a la baja. Unos destinos que, tras el «shock» inicial ocasionado por la pandemia, ya están inmersos en la recuperación.

Todavía es temprano para hablar de una tendencia consolidada, pero los datos ya apuntan en esa dirección. Así, los Registradores destacan que en agosto se produjo un incremento de las compraventas del 49% en Extremadura, del 10,7% en Asturias y del 5,7%en Cantabria. Por contra, mercados punteros antes de la crisis como Cataluña (-22,5%), Madrid (-18,1%) y Canarias

(-9,3%) cosecharon importantes caídas. El INE, que bebe de la fuente estadística de los Registradores, publicaba el pasado viernes unas evoluciones similares.

ABC
ABC

El vicedecano del Colegio de Registradores, José Miguel Tabares, opina que «todavía es pronto para determinar si esta tendencia ha llegado para quedarse». Sin embargo, también reconoce que en el sector inmobiliario existe la «percepción» de que la crisis ha provocado un boom en la vivienda de determinadas zonas del interior. Es por ello que el Colegio está elaborando una estadística sobre la evolución que está teniendo en estos meses la compra de viviendas unifamiliares en contraposición con los pisos. «Nos imaginamos que los datos reflejarán esa percepción», concluye Tabares. Según los datos de Estadística, en agosto se transmitieron 29.301 fincas rústicas, por las 27.857 producidas en el mismo mes del año anterior. Hacía seis meses que no se producía un repunte interanual en esta estadística.

Viviendas con piscina y jardín

Los expertos aclaran que este incremento de las operaciones de compraventa no se está produciendo de forma homogénea, sino que se localiza en determinadas zonas del interior. «Son pueblos cercanos a grandes ciudades que están dotados de buenas infraestructuras digitales y con conexiones por carreteras», explica el presidente de la tasadora Tecnitasa, José María Basañez. «La tasación de inmuebles con patios, salones amplios y cercanos a caminos rurales ha despuntado mucho en los últimos meses, pero es pronto aún para determinar qué peso tienen en este crecimiento los compradores que proceden de grandes ciudad», añade Basañez. Portales inmobiliarios como Pisos.com han detectado un aumento exponencial del interés en viviendas con piscina y jardín, pero solo en determinadas regiones.

Es decir, el teletrabajo por sí solo no va a permitir repoblar la España vaciada. Pero sí puede aliviar la presión que existe en el mercado de la vivienda en las grandes ciudades y reactivar zonas que ya guardaban gran potencial. Así lo explicaba hace unos días el presidente de Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno, en un encuentro con los medios de comunicación en el que destacó que «la franja norte cuenta actualmente con una gran demanda de parcelas, casas de campo y zonas rústicas».

Nuevos hogares

Según sus palabras, este incremento de la demanda puede desemborcar en una especie de «reindustralización virtual», porque «los trabajadores regresan después de irse a las grandes ciudades, pero no las empresas». Aceytuno instó a la Administración a aprovechar este cambio de hábitos, que en su opinión «puede servir para impulsar la creación de nuevos hogares». El acceso a la vivienda en ciudades como Madrid y Barcelona se ha endurecido en los últimos años. Tanto los precios de compra como los del alquiler han despuntado con fuerza, mientras que los salarios, especialmente los de los jóvenes, se han mantenido estables.

Esto, según compañías como Sociedad de Tasación, ha llegado a suponer un lastre para la creación de nuevos hogares. Por eso, fenómenos como el teletrabajo, pueden llegar a representar una «oportunidad» para que determinadas parejas jóvenes puedan acceder a la compra de la vivienda en zonas periféricas, según la tasadora.

El creciente dinamismo que reflejan las zonas del norte y el interior contrasta con la atonía de la costa. Comunidades como Baleares y Canarias se han visto lastrados por el desplome de la compra de vivienda por parte de extranjeros. Un segmento que, según las estadísticas del Colegio de Registradores, retrocedió un 40% entre el primer y el segundo trimestre, pasando de 15.000 operaciones entre enero y marzo a 8.000 entre abril y junio.

A nivel nacional, y tras enlazar varios meses de fuertes caídas, el mercado inmobiliario empieza a ver la luz al final del túnel. El INE ha constatado una caída de las operaciones del 12%durante el mes de agosto. Y el Consejo General del Notariado, que maneja estadísticas con un menor desfase temporal, asegura que las ventas de vivienda ya crecían el octavo mes del año un 6%.

Fuente: ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat