Airbnb encarece un 14% el alquiler en las localidades de la costa andaluza

Gracias
13/02/2020
Estrellas San Pablo
16/02/2020

Airbnb encarece un 14% el alquiler en las localidades de la costa andaluza

Turistas que llegan en masa, propietarios que alquilan sus pisos a esos turistas para obtener más rentabilidad, alquileres que suben de precio y vecinos que se tienen que ir a otras zonas porque no pueden pagar las rentas. El esquema básico con el que funciona la turistificación es bien conocido y ha sido descrito en muchos estudios, pero tres investigadores de la Universidad de Sevilla se han propuesto ir más allá: ¿cómo influye Airbnb en el precio de los alquileres?

La respuesta que han hallado es que en las localidades costeras andaluzas la web de alquileres turísticos explica un 13,69% de las rentas que se piden. O dicho de otra forma: “Si no existiera Airbnb, probablemente el precio sería casi un 14% más barato”, resume Luis Ángel Hierro, uno de los autores del estudio junto con David Patiño y Daniel Rodríguez-Pérez de Arenaza. Airbnb, sun-and-beach tourism and residential rental prices. The case of the coast of Andalusia (Airbnb, el turismo de sol y playa y los precios de alquiler residencia. El caso de la costa de Andalucía) forma parte del número de diciembre de la publicación Current Issues in Tourism, que está disponible en la web y saldrá próximamente en formato físico.

El artículo, indica Hierro al teléfono, ha tenido buena recepción en la comunidad investigadora porque hasta ahora la mayoría de estudios similares se enfocaban en grandes urbes muy turistificadas. “Lo que aparentemente se podría pensar que está concentrado en determinadas ciudades no es tal”, indica el economista. En efecto, su investigación ha contemplado 54 de los 61 municipios costeros andaluces (en siete no había datos suficientes) en los que se ha relacionado el precio de los arrendamientos residenciales con siete variables: rentas medias, número de ofertas en Airbnb, apartamentos turísticos con licencia, plazas hoteleras, número de segundas residencias, contratos temporales de trabajadores foráneos e inmigración. Esas localidades concentran casi el 63% de la capacidad de alojamiento que ofrece Airbnb en toda Andalucía.

Sin influencia de la inmigración

La primera limitación que encontró el estudio fue metodológica. Puesto que no hay series temporales de la oferta de Airbnb, los investigadores no pudieron analizar la variación de precio y el impacto de la oferta turística sobre esos cambios. Pero cruzando datos sí midió cuánta relación tiene cada uno de los aspectos estudiados con el precio de los alquileres (que a falta de estadísticas oficiales, se tomó de los anuncios publicados en el portal Idealista).

Algunas conclusiones son llamativas: por ejemplo, los apartamentos turísticos con licencia apenas parecen incidir, algo que los autores achacan a que esos inmuebles no pueden variar entre uso residencial y turístico (como sucede con muchos pisos de Airbnb) y apenas afectan al parque convencional de viviendas. Tampoco la presencia de trabajadores temporales (fundamentalmente inmigrantes que realizan labores agrícolas en Almería y otras zonas de la costa andaluza) parece influir.

Un “problema global”

Más fuerte es, en cambio, la relación con las segundas residencias. Las casas censadas en una zona como viviendas no habituales de sus propietarios explican un 11,48% de las rentas de alquiler ya que “reducirían la oferta de arrendamiento residencial y contribuirían a subir los precios”, según el estudio. También se halló un vínculo “significativo” con el número de plazas hoteleras (que también podrían estar quitando espacio a bloques residenciales), mientras que la relación con la renta media de los habitantes de los municipios fue mucho menor de lo que los investigadores esperaban. En esos casos, “la actividad turística podría estar distorsionando el funcionamiento normal del mercado de alquiler residencial”, sostienen. Es decir, que normalmente los alquileres son más caros en los municipios donde los habitantes pueden pagar más, pero cuando los precios dependen también de lo que pueden pagar los turistas, esa lógica se altera.

El estudio concluye con un llamamiento de los autores a profundizar este tipo de investigaciones ya que la “naturaleza global” del fenómeno y “el impacto de Airbnb en los precios inmobiliarios sitúan el problema más allá del campo microeconómico”. Prueba de ello es que su estudio sea consistente en todo el litoral andaluz, con grandes centros de turismo de sol y playa como la Costa del Sol, y las conclusiones a las que han llegado. ¿Es para tanto un 13,69%? “Si lo calculas sobre un alquiler de 500 euros, son casi 70 euros al mes, que es una cantidad considerable”, reflexiona Hierro. “El salario mínimo ha subido 50 euros y estamos tirando cohetes”.

Fuente: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat