Trucos para ahorrar

Seis millones de hogares españoles cuentan con una segunda residencia, el 65% en zona costera
27/08/2018
Estrellas de la semana ….. ¡con retraso!
03/09/2018

Trucos para ahorrar

Portrait Of Happy Couple Inserting Coin In Piggybank

El dinero nos suele quitar el sueño. Hemos gastado más de lo previsto en las vacaciones, comienza el curso con todos los gastos que acarrea, los sueldos dan para lo que dan, este año nos tenemos que apretar el cinturón… Seguro que ha dicho, pensado u oído muchas de estas frases. La cuesta de septiembre está a la vuelta de la esquina, pero también la oportunidad para organizar la economía doméstica y hacer que este curso sea más placentero en lo económico.

Organizar nuestras finanzas y ahorrar es clave para vivir con tranquilidad. No es una tarea fácil, sin duda. El Instituto Nacional de Estadística (INE) deja claro que los españoles somos menos ahorradores de lo que deberíamos. Los hogares españoles gastaron en el primer trimestre del año más que nunca, lo que llevó su tasa de ahorro a un -4,2% consolidando una tendencia negativa que se mantiene en tres de los últimos trimestres y dejando, a su vez, una de las cifras más bajas desde que se inició la serie en 1999.

Este dato del INE, que coincide con el de Eurostat que sitúa a España como el tercer país que menos ahorra de la Unión Europea, tras Portugal y Reino Unido, está muy lejos del 13,4% que se alcanzó tras estallar la crisis económica. Los españoles tiraron del llamado ahorro del miedo a partir de 2007 ante lo que pudiera pasar. Ahora, con la mejora de las expectativas económicas, el ahorro se ha relajado y se ha animado el consumo familiar, a la par que los efectos de los crisis en cuanto a desempleo y salarios exiguos o estancados. Factores todos ellos que no animan al ahorro en tiempos de recuperación.

Sin embargo, el ahorro es básico para la tranquilidad. Es fundamental contar con un pequeño colchón para imprevistos inmediatos tales como hacer frente a la subida de la luz, la rotura de la lavadora o del coche, pero también para las vacaciones del año que viene, la universidad del niño o esa compra que tenemos en mente. Para conseguirlo sin mucho esfuerzo, hay pequeños trucos que nos ayudan a controlar los gastos diarios pensando a medio y largo plazo.

ESTABLEZCA UN PRESUPUESTO LÍMITE

Es fundamental conocer nuestros ingresos y gastos. Para llevar las cuentas (ya sea en una hoja de cálculo, en la aplicación del móvil o en una libreta), hay que tener en cuenta los gastos fijos mensuales para poder así calcular una meta de ahorro. Llevar las riendas de la economía, sea cual sea su nivel de ingresos, es imprescindible para sacar más partido a nuestro dinero. Por tanto, empiece por identificar ingresos y gastos; evalúe sus gastos y haga ajustes para gastar el dinero de forma inteligente y en función de sus prioridades reales; incluya el ahorro como un gasto fijo obligatorio y vaya haciendo un seguimiento de ese presupuesto, siempre realista, para cumplirlo y ajustarlo a sus necesidades.

Además, es importante tener previsto un fondo de emergencia para hacer frente a imprevistos. Si no cuenta con un colchón de dinero del que poder recurrir, debe tenerlo. Eso sí, conviene que no esté en su cuenta corriente o donde domicilia los recibos y las tarjetas para que no lo toque excepto en caso de emergencia, ni tampoco que tenga ese dinero en depósitos con plazos demasiados largos o en productos de riesgo. Lo mejor son opciones rentables, seguras y que garantizan total liquidez como cuentas bancarias a la vista remuneradas o fondos de inversión que invierten en activos financieros de renta fija a corto plazo.

BUSQUE Y COMPARE

Es tan fácil como estar atento a los descuentos, a las recomendaciones de familiares y amigos, a las ofertas que puede encontrar en internet… Hay miles de opciones para buscar y comparar precios. Solo es necesario invertir un poco de tiempo, pero conseguirá sacar más rendimiento a su economía doméstica.

REDUZCA LOS GASTOS DE LA CASA

Pequeñas acciones que suman mucho. Por ejemplo, al renovar los electrodomésticos, opte por unos que sean eficientes y ecológicos. Reduzca el consumo de aire acondicionado o calefacción. También compare las ofertas de las compañías de suministro. Hay facturas de la luz a tu medida, según horarios o con tarifas fijas para organizar las cuentas. A la hora de hacer la compra en el supermercado, aplique la misma máxima. Llevar una lista con lo verdaderamente necesario, comparar precios, aprovechar ofertas, descuentos y packs ahorro, llevar las bolsas de casa y no hacer la compra con hambre para evitar llenar el carro de antojos de última hora son sencillos trucos que ayudan a ahorrar dinero.

Money growing plant step with deposit coin in bank concept. Isolated in white.

EVITE LAS COMPRAS IMPULSIVAS

Los caprichos y las compras irracionales e impulsivas son los peores enemigos del ahorro. Si no le hace falta, no lo compre. Así, y con una planificación de sus gastos y revisando su presupuesto cada cierto tiempo para ajustarse a sus necesidades, también podrá utilizar esos ahorros para esos ‘caprichos’, pero siempre con cabeza.

AHORRO A FUTURO

Los imprevistos están ahí, pero también hay que ahorrar pensando hacia adelante. La universidad de los niños, cambiar de coche, las vacaciones o la jubilación son metas en las que hay que pensar día a día y que tienen que tener una prioridad en la gestión del dinero. Para ello, los sistema de ahorro del mercado con los que se puede generar rentabilidad a futuro son la mejor opción. No solo se trata de reducir gasto sino de rentabilizar el ahorro y no perder poder adquisitivo. Los planes de pensiones, los depósitos u otros productos son buenas opciones a futuro y más si tenemos en cuenta que cada español tendrá que ahorra de media 7.700 euros al año para mantener su nivel de vida tras la jubilación, según un estudio elaborado por Deloitte. Cada opción tiene sus pros y sus contras, sus riesgos y ventajas, en función de las necesidades de cada ahorrador.

Los planes de pensiones son unos de los productos más versátiles y seguros a largo plazo. Es como una hucha donde se va acumulando un determinado capital mensual que se percibe al jubilarse o en caso de invalidez, dependencia o fallecimiento. Los depósitos a plazo se basan en entregar una cantidad de dinero y rescatarla un tiempo después a cambio de intereses, mientras que los seguros de ahorro funcionan de manera similar con una rentabilidad que suele ser mayor. Los fondos de inversión en sus múltiples variedades, por su parte, tienen más riesgo pero también son más rentables. Lo mejor es contar con la experiencia y el asesoramiento de expertos para que estas inversiones se ajusten a las necesidades reales de cada ahorrador.

Si quiere conocer más sobre el ahorro en España, Fundación MAPFRE pone a su disposición el “Estudio Cultura del Ahorro”, también obtendrá información del mundo del seguro y sus productos en la web “Seguros y Pensiones para Todos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.