¿Te compensa vivir lejos del trabajo?

El precio de la vivienda se frenará este año, pronostican las inmobiliarias
23/01/2019
Estrellas de la semana
25/01/2019

¿Te compensa vivir lejos del trabajo?

El aumento del precio de la viviendaalquilada o comprada, en el centro de las ciudades (incluso en barrios más alejados del casco central) causado, entre otros factores, por la gentrificación, ha provocado que mucha gente tenga que vivir alejada de sus trabajos y se vea obligada a pasar mucho más tiempo en coche o transporte público. Muchos consideran que merece la pena, mientras que otros se han convertido en decididos detractores de esta fórmula. Entretanto, cada vez surgen más alternativas de desplazamiento y nuevos escenarios que modifican la forma en que nos desplazamos a diario. Por eso no está de más plantearse los pros y los contras de elegir una u otra opción.

La distancia: ventajas y desventajas

VENTAJAS

Por el lado de las cosas positivas, hay muchas y variadas. La principal es el precio. Si la zona de residencia está alejada del centro, posiblemente encontrarás viviendas más grandes y/o más baratas, ya que en las afueras de las urbes el metro cuadrado suele tener un precio inferior. Un piso pequeño en el centro puede costar lo mismo que una vivienda de tres habitaciones en el extrarradio. Además, puedes acceder a una vivienda nueva ya que la mayor parte de las promociones de obra nueva se sitúan en la periferia al haber poco espacio disponible en el centro de las ciudades.

También es bueno recordar que a las afueras suele haber más zonas verdes y menos contaminación, y es probable que te sea más fácil desconectar al salir de la rutina de la oficina.

La desconexión, en general, es la otra clave de vivir apartado del trabajo. Quienes viven cerca tienen el riesgo de echar más horas de las debidas, sabiendo que llegar a casa no les va a llevar mucho tiempo. Y estar en un barrio distinto al del trabajo ayuda a que olvidemos el estrés laboral y nos centremos en el ocio, la familia y otras actividades sin pensar en nuestros deberes laborales.

DESVENTAJAS

Según distintos estudios, como el realizado por Ipsos y BCG, los europeos pasamos una media de entre nueve horas y media y diez horas semanales (de lunes a viernes) desplazándonos. Es decir, unas 40 al mes. ¿Te das cuenta de que eso son casi dos días? ¿Estás dispuesto a gastar esas horas, incluso más si te vas al extrarradio, en traslados? Además, una investigación de la Universidad de Waterloo en Canadá de hace unos años constató lo que la sabiduría popular intuía: cuanto más tiempo pasemos yendo y volviendo del trabajo, menos probable será que estemos satisfechos con nuestra vida. Así de rotundos. Del mismo modo, un estudio de la Universidad de Western England, en Bristol, para medir la satisfacción laboral ha concluido que alargar en 20 minutos el traslado diario al centro de trabajo es percibido, en términos psicológicos, a tener un 19% menos de salario.

Esta pérdida diaria de tiempo que podrías dedicar a otras cosas, o a estar con la familia o amigos, es a priori la principal desventaja de vivir lejos de tu trabajo, pero hay otra que le sigue de cerca: el dinero que se te puede ir en transporte y en comer todos los días fuera de casa. Los cálculos en esta materia tienen que estar hechos de antemano.

La última desventaja puede ser la oferta cultural y de ocio. Si nuestro trabajo está en el núcleo urbano y vivimos cerca de él, también estaremos cerca de un amplio repertorio de cosa1s que hacer y que ver en el fin de semana. Viviendo en la periferia, este abanico de posibilidades no queda tan a mano.

Ya ves que, como todo en la vida, tener el trabajo y tu residencia cerca o lejos puede ser una buena o mala elección. Todo dependerá de tus prioridades y, muy importante, de cómo lo enfoques.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.