¿Están las viviendas españolas preparadas para afrontar el cambio climático?

Estrellas de la semana
16/11/2018
Los pisos flexibles y cambiantes para jóvenes y divorciados llegan al mercado por 190.000 euros
21/11/2018

¿Están las viviendas españolas preparadas para afrontar el cambio climático?

España cuenta con un parque inmobiliario de más de 25 millones de edificios y viviendas, de los que más de dos tercios fueron construidos con anterioridad a 1990. Esta antigüedad residencial se produce en un contexto medioambiental caracterizado por el calentamiento global, la subida del nivel del mar y la aparición de condiciones meteorológicas extremas, como inundaciones o sequías. Un cóctel de elementos que puede deteriorar el confort y la calidad de vida de los habitantes de los inmuebles residenciales que existen en nuestro país.

Necesidad de reformas

La gran mayoría de las viviendas que existen en España no se adaptan a los estándares de la edificación sobre condiciones térmicas y energéticas adecuadas para la habitabilidad actual. Así se expresa Sandra Barañano, directora técnica de Cuida Tu Casa, quien advierte de la necesidad de rejuvenecimiento que presenta el parque de viviendas español “para adaptarse a las nuevas necesidades de los ciudadanos y para lograr una adecuada sostenibilidad medioambiental”.

Es por ello que los agentes implicados del sector reclaman una potenciación de la cultura de la rehabilitación residencial, de modo que esta alcance un objetivo mínimo “de 250.000 viviendas rehabilitadas cada año”, como afirma José Almagro, CEO de Sto Ibérica. Por el momento el propósito se encuentra lejos de materializarse, pues las estadísticas reflejan que los españoles solo destinaron en 2017 el 1,5% de su presupuesto a la mejora de sus viviendas. No obstante, las previsiones a corto plazo son más optimistas y confirman, a tenor de los datos enumerados por Barañano, que este año el gasto en reformas ascenderá hasta los 17.514 millones de euros, lo que motivará que el presupuesto medio de los españoles se incremente un 4,7%.

Depredadores energéticos

El cambio climático se manifiesta, entre otros aspectos, a través de alteraciones de la temperatura pero, fundamentalmente, mediante un incremento medio de esta. Al respecto, Barañano reconoce que “debido a que la mayoría de las edificaciones no se ajustan a los nuevos estándares de la edificación sobre condiciones térmicas y energéticas”, las viviendas españolas son responsables de un notable porcentaje de emisiones de CO2, lo que las convierte en potenciales causas del calentamiento global.

De la misma opinión se muestra Carlos Castro, experto en eficiencia energética de Danosa, quien adelanta que, a día de hoy, “los edificios españoles son auténticos depredadores energéticos”, dado que representan casi un tercio del consumo de energía que se registra en nuestro país. En esta línea, sostiene que hasta un 99% de las viviendas españolas sufren pérdidas o ganancias de calor excesivas a causa de la ineficiencia energética, siendo “las principales vías de escape” los tejados y las fachadas.

Apuesta por la climatización

La mejora de la climatización en viviendas y edificios es uno de los aspectos que más se tienen en cuenta en España para paliar el calentamiento global y, por tanto, hacer frente al cambio climático. Este proceso, según Almagro, hace referencia al acondicionamiento térmico del espacio a través de la instalación de sistemas de aislamiento “para obtener una sensación de confort”. Esta valoración es compartida por Álvaro Rojo, gerente de Edifitasa, para quien este elemento puede suponer un ahorro de hasta un 60% en costes energéticos.

Asimismo, desde el punto de vista de la sostenibilidad del inmueble, este experto añade que un buen sistema de aislamiento térmico “puede conllevar un ahorro de energía anual de 16 millones de toneladas menos de gas de combustión”. “En un plazo de 60 años esta solución supone una reducción de emisiones de más de 110 millones de toneladas de CO2 y 35.000 de litros de gasóleo en calefacción”, explica.

Implantación de energías renovables

La implantación de sistemas de energías renovables no contaminantes y que permiten frenar el consumo de fuentes tradicionales es otro de los límites que a día de hoy presenta el parque de viviendas español. A juicio de Cuida Tu Casa, su escasa incidencia en nuestro país es producto de la normativa legal vigente, pues “hasta 2013 no se contemplaban en el Código Técnico del Edificio como obligatorias en viviendas si no era para climatizar piscinas”.

Por su parte, Almagro defiende que las energías renovables “son una apuesta segura e interesante económicamente”, ya que además de provenir de recursos naturales prácticamente ilimitados, “se caracterizan por ser la opción más limita y ecológica” debido a sus escasas emisiones de carbono y a su bajo impacto ambiental. No obstante, defiende que su uso solo es recomendable “siempre que se construya de modo eficiente para que el consumo sea el menor posible”. “Si no, no tiene sentido acudir a este tipo de soluciones”, añade.

Uso de materiales adecuados

Contrariamente, los expertos del sector reconocen que “poco a poco y debido a la concienciación” en España se está haciendo un mayor uso de materiales sostenibles y de bajo impacto ambiental, tanto para la construcción como para la rehabilitación de viviendas. Así lo confirman desde Sto Ibérica, compañía que hace hincapié en la importancia que tiene elegir materiales con una repercusión ambiental negativa baja en toda la vida del producto, “tanto en su extracción, como en la producción, distribución, uso y desecho”.

Entre los materiales más recomendables, desde Cuida Tu Casa destacan los etiquetados ambientales, pues en opinión de Barañano, a día de hoy existe “mucha información” sobre los productos que no son perjudiciales, son renovables “y no contaminan ni perjudican la calidad de vida de los habitantes ni la del medio ambiente”. De igual modo, considera “fundamental” empezar a conocer los ACVs (Análisis de ciclo de vida), que son recopilaciones y evaluaciones de las entradas, salidas e impactos ambientales potenciales de un sistema de producto a través de su ciclo de vida.

Fenómenos naturales

Las riadas e inundaciones son un problema que, a pesar de su imprevisibilidad, se están convirtiendo en algo frecuente en España, afectando a cada vez más viviendas y edificios. Estos fenómenos, para José Almagro, son “complicados” y difíciles de abordar, puesto que sus daños solo son posibles de mitigar “poniendo en marcha a largo plazo”. Unas medidas, reitera, que deberían contener “proyectos de planificación urbanística y de mantenimiento”, además de estrategias de resiliencia.

En paralelo, desde esta compañía ponen el foco en la necesidad que actualmente existe de optar por la innovación. En concreto, adelantan que en otros países ya se está trabajando en “modelos de vivienda especialmente creados para superar este tipo de desastres naturales”. Como ejemplo, argumenta que se han desarrollado casas capaces de elevarse cuando el terreno se inunda, además de prototipos de viviendas construidas sobre estructuras de pivotes de acero o casas flotantes con “patas” que se levantan cuando llueve.

Iniciativas desde el Gobierno

Por último, los expertos consultados creen que el parque de vivienda español se enfrentará con una mayor competitividad a los efectos del cambio climático si desde las administraciones se llevan a cabo medidas para amoldar los inmuebles residenciales a dichos cambios. En concreto, Barañano ve “imprescindible” recuperar la deducción de IRPF por rehabilitación de vivienda habitual en el tramo estatal y autonómico, eliminada en 2013, lo que a su juicio “podría favorecer a unos 200.000 hogares y serviría para aflorar buena parte de la actividad sumergida que persiste en el sector”.

Además, considera que las comunidades autónomas “deberían aprovechar la novedad que suponen las ayudas a la reforma planteadas en el nuevo Plan Estatal de Vivienda”, para facilitar el acceso directo a los hogares a dichos fondos. Finalmente, solicita al Ministerio de Hacienda “contribuir a que los materiales de construcción tributen al 10%”, como lo hace la mano de obra en las mejoras del hogar, “lo que supondría un ahorro de casi 2.000 millones de euros al año en reformas para los hogares”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.