10 aspectos que el plan de vivienda “olvida” y que el sector inmobiliario reclama

Destacados pre-Feria 2018
13/04/2018
Para verlos después de FERIA
20/04/2018

10 aspectos que el plan de vivienda “olvida” y que el sector inmobiliario reclama

El pasado 9 de marzo el Gobierno aprobó el Plan de Vivienda 2018-21. Este cuenta con una dotación de 1.443 millones de euros para el conjunto de los cuatro años. Tal cantidad se destinará, fundamentalmente, a ayudas a la compra y alquiler para jóvenes menores de 35 años. Los esfuerzos del plan también se focalizarán en un programa para arrendar viviendas desocupadas propiedad de entidades financieras a personas vulnerables y en un programa para fomentar la construcción de viviendas destinadas al alquiler. Sin embargo, existen distintos elementos que el plan ha pasado por alto y que los profesionales del sector reclaman.

  1. Recuperación de la deducción por adquisición de vivienda habitual

La deducción por adquisición de vivienda habitual se suprimió el 1 de enero de 2013 para las nuevas compras, aunque sigue vigente para aquellos propietarios que adquirieron una vivienda con anterioridad a esta fecha. La recuperación de esta medida, según algunas voces del sector, es necesaria. Es el caso de Francisco Sanfrancisco Gil, presidente de la Agrupación Técnica Profesional de Asesores de la Propiedad Inmobiliaria de España, quien asegura que “cualquier beneficio a favor del comprador de vivienda habitual ayuda a que esta sea más llevadera”, más aun si el inmueble ha sido adquirido a través de un crédito hipotecario. En concreto, argumenta que esta deducción supone en la actualidad una desgravación de hasta 1.356 euros, por lo que, a su juicio, “recuperarla, al menos, para las rentas más bajas, supondría un alivio fiscal de cara a los más desfavorecidos”.

  1. Incentivos para aumentar la oferta de alquiler

El precio medio del alquiler subió, en el último año, un 7,6%, según Sociedad de Tasación. Este comportamiento es debido, según Oscar Martínez, presidente de la Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios, al desequilibrio que actualmente existe en España entre la demanda y la oferta de arrendamientos. En este sentido, Martínez reconoce la existencia de falta de incentivos “para que los propietarios saquen más pisos para alquilar” ya que “este plan no favorece lo suficiente al propietario, que es verdaderamente el que puede poner el piso en alquiler”. De la misma opinión es Toni Expósito, director general de Comprarcasa, quien remarca que actualmente “existe una clara necesidad de aumentar el parque de viviendas en alquiler” para lo cual, desde su punto de vista, es importante fomentar “la seguridad de los propietarios en relación al retorno de su inversión”.

  1. Índice de precios de referencia

Días después de la presentación del Plan de Vivienda, el PSOE presentó una proposición de ley para frenar la escalada de los precios del alquiler. Dentro de esta se contempla la posibilidad de establecer un índice de precios de referencia y deducir fiscalmente a aquellos propietariosque establezcan arrendamientos por debajo de él. La propuesta, para Martínez, es “recomendable y orientativa”. Además, desde la Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios aseguran que puede ser efectiva, siempre que vaya apoyada “de deducciones que potencien el alquiler convencional”.

  1. Fomento de la VPO

El Plan de Vivienda no contempla ningún programa específicamente destinado a la Vivienda de Protección Oficial. En este sentido, hay quien, como Expósito, cree que la dinamización del mercado de este tipo de viviendas “debería estar en la agilidad de los organismos competentes en esta materia”, como son las comunidades autónomas. Por el contrario, Sanfrancisco recuerda que el anterior Plan de Vivienda sí recogía medidas sobre esta materia, en concreto, “dirigidas al fomento del alquiler de viviendas de protección oficial”. A su juicio, “es necesario seguir impulsando este sector en beneficio de los ciudadanos más desfavorecidos económicamente”. Para ello, insta a que se construyan nuevas viviendas de protección oficial destinadas tanto para la compra como para el alquiler.

  1. Precio máximo de construcción

El coste de los materiales dedicados a la construcción ha experimentado un auge importante en los últimos ejercicios. Esta subida es consecuencia, desde la perspectiva de Expósito, a la existencia “de unos mayores requisitos en la calidad de la construcción y a las certificaciones energéticas”. Por su parte, Sanfrancisco asegura que el sector se encuentra “en la tesitura de una intervención estatal en los precios de venta, por la que no apostamos, o en fijar un precio máximo de construcción por metro cuadrado”. “Esta posibilidad puede llevar a construir abaratando los costes, con el posible inconveniente de su influencia en la mínima calidad exigible”, subraya.

  1. Ampliación territorial de las ayudas a la compra

El Plan de Vivienda incluye ayudas directas de hasta 10.800 euros a la compra de viviendas para menores de 35 años. Sin embargo, la letra pequeña del mismo establece que las adquisiciones deben situarse en municipios de menos de 5.000 habitantes para poder beneficiarse de las mismas. En opinión de Martínez, la limitación geográfica es negativa, pues estas ayudas no favorecerán “de manera eficaz a las zonas despobladas”, ya que propiciarán “que los jóvenes quieran quedarse en tales municipios”. Al respecto, Sanfrancisco reconoce que “una buena medida hubiera sudo contemplar un factor añadido para reactivar la población rural”, beneficiando a estos compradores, “pero sin olvidar al resto por razones de ubicación”.

  1. Más ayudas a la rehabilitación

En paralelo, el Plan de Vivienda también hace hincapié en la rehabilitación. Para ello, desarrolla tres programas: ‘Programa de fomento de la conservación y mejora de la accesibilidad en viviendas’, ‘Programa de fomento de la regeneración y renovación urbana’ y ‘Programa de fomento de la mejora de la eficiencia energética y sostenibilidad en viviendas’. Esta apuesta ha sido positivamente valorada por Manuela Julia Martínez Torres, presidenta en funciones del Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid). Sin embargo, reconoce que estas iniciativas “dejan relegada a un segundo plano la rehabilitación integran de barrios, que también es necesaria”. En paralelo, sostiene que en la actualidad en España existen otro tipo de ayudas, como son las del Plan Pareer para la rehabilitación energética de edificios, “y que deberían incluirse también en el Plan de Vivienda y no limitarse a la conservación y accesibilidad”.

  1. Ocupación de viviendas

Uno de los temas de los que el Plan de Vivienda no habla es de la problemática relativa a las ocupaciones de viviendas y que afecta a muchas comunidades de propietarios. En esta línea, Martínez Torres afirma que si bien este fenómeno les afecta, “su actuación está muy limitada”, ya que las ocupaciones se llevan a cabo en propiedades privadas. No obstante, la presidenta en funciones de CAFMadrid se muestra partidaria de las iniciativas llevadas a cabo por algunos partidos políticos que proponen endurecer las penas y permitir juicios rápidos en esta materia. “Los juicios rápidos serían una solución, pero antes hay que dotar de recursos a la Administración para que sean efectivos”, aclara.

  1. Desahucios

El Plan de Vivienda incluye un programa dirigido a las personas en riesgo de desahucio. Esta iniciativa es valorada positivamente por Sanfrancisco, quien asegura que “cualquier tipo de ayuda o subvención en estos casos son pocas”. A pesar de ello, insta a que no se olvide una materia tan importante, a su juicio, como es la prevención. En este sentido, declara que es “de vital importancia” tanto la transparencia como la seguridad de los tomadores de créditos hipotecarios “para minimizar, cuando no eliminar, este tipo de situaciones”.

  1. Alquiler turístico

Por último, el Plan de Vivienda obvia la problemática existente en torno a las viviendas turísticas ilegales y no plantea medida alguna en relación a este fenómeno, creciente en España. Es por ello que desde CAFMadrid creen que este tipo de arrendamiento ha de ser reglado a través de la Ley de Propiedad Horizontal. Por su parte, otras voces, como Martínez, defienden que el plan debería haber tenido presente esta problemática, a través de medidas que insten a la reducción de este tipo de viviendas y a “potenciar más el alquiler normal”.

Fuente: ABC digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *